Home Eventos Jubileo Dominicano y Hermanas Dominicas 2010 La misión de la Predicación: Relaciones entre Religiones

Sección reservada



2010 La misión de la Predicación: Relaciones entre Religiones
Martes 20 de Julio de 2010 13:39
Predicar a través de relaciones entre Religiones, Hna. Trish Madigan

Al preguntar “¿Quién es el Indio?” Bartolomé de las Casas se encontró en las fronteras de las luchas políticas y religiosas de su tiempo. Comenzó a considerar los eventos que habían ocurrido en las Indias bajo una nueva luz y a cuestionar la legitimidad del dominio Español. Llegó a entender que los indios deben poder ser los representantes de su propia historia y que la autoridad política es legítima y justificada solamente si las personas la acepan libremente. También había una nota de universalidad en su pensamiento. Desde la defensa de los indios, extiende su razonamiento a los africanos y asiáticos musulmanes así como a los pobres del Evangelio.  Quizás, a partir de ésto, podríamos reflexionar sobre la relación moderna del Occidente (Cristiano) con el Islam cuando nos preguntamos “¿Quiénes son los “Indios” hoy? y  “¿En qué forma está fundada en el Evangelio nuestra relación con el mundo Musulmán?” 
A través de mi contacto con varios musulmanes en mi vida diaria y mi compromiso en las relaciones entre religiones en Australia, he llegado a apreciar el Islam como religión así como estilo de vida. A pesar de algunas áreas de diferencias importantes, los musulmanes y los cristianos tienen muchas cosas en común, incluso nuestra comunidad compartida.
A los ocho años de edad, Bartolomé había visto a los indios traídos a España por Cristóbal Colón, mientras participaban a la procesión de Semana Santa en Sevilla, en 1493. Debe haber sido un espectáculo maravilloso porque llevaban máscaras cubiertas con hojas de oro y plumas de pájaros de tonos y formas brillantes, y Bartolomé nunca perdió su perspectiva de admiración y respeto por ellos.
Mi contacto profundizado con el Islam también le dió una nueva perspectiva a mi fe cristiana. Me ha llevado a cuestionar algunos elementos del cristianismo “olvidados”. Me ha llevado a volver a apreciar algunos aspectos de mi creencia cristiana “tomados por descontado”. Ha ampliado mi visión, estimulándome a ir más allá de una consideración “tribal” o por sectores (en la que el bienestar de “mi” grupo – ya sea étnico, cultural o religioso, es de suma importancia) para el “bien común” de nuestra sociedad por completo.  Así como Bartolomé de Las Casas, he descubierto que predicar es un proceso a dos vías que lleva hacia una “nueva visión” de algunos aspectos de mi propia fe.
Un aspecto del cristianismo que a menudo puede ser menospreciado entre los cristianos modernos es la identidad de Jesús como Profeta de Israel. Este aspecto de la identidad de Jesús muy pronto fue sofocado por las formulas Greco-romanas de los Credos cristianos en los primeros siglos de la Iglesia. Aunque estos Credos eran un importante y necesario primer intento de traducir el significado de la vida de Jesús a los modelos de pensamiento de una cultura completamente diferente – un esfuerzo para producir una Cristiandad inculturada en el contexto Greco-Romano – en la práctica significó que en la Cristiandad Occidental el ambiente de vida de Jesús Medio Oriental original posteriormente se obscureció. La apreciación musulmana del ser profeta de Jesús nos puede transmitir cuán importante sea el no perder la naturaleza radical de la vida y enseñanza de Jesús como Profeta. 
Los musulmanes por supuesto, son monoteístas ardientes y, si no están adecuadamente informados, pueden ser tediosos acerca de lo que puede parecer una creencia cristiana en tres dioses. La firme creencia de los musulmanes en Un Dios nos indica la unicidad de nuestra humanidad y las cosas que nos unen, mientras que la fe cristiana en la Trinidad reconoce que la diversidad puede ser parte de la unidad. Tiene el potencial de guiarnos hacia la profunda perspicacia que una de las expresiones de unidad de Dios se encuentra en y a través de la distinción y calidad de ser otro de las personas en la relaciones mutuas. Parece nuevamente que los cristianos y los musulmanes tienen algo importante que compartir los unos con los otros. 
Hoy en día, frecuentemente las personas llegan a conocer el Islam a través de las noticias difundidas por los medios de comunicación que reportan las actividades de los grupos extremistas musulmanes en varias partes del mundo. Por lo tanto, el cuadro que recibimos del Islam no le hace justicia a una tradición religiosa larga, rica y profunda que históricamente aportó una gran contribución a la cultura mundial. La tradición religiosa islámica sigue enriqueciendo y apoyando en maneras productivas a la gran mayoría de musulmanes en el mundo mientras cumplen las tareas normales de sus vidas diarias, incluyendo aquellos que están contribuyendo en una manera única a la construcción de una sociedad Australiana tolerante y llena de compasión. Nosotros los cristianos que, junto con los musulmanes compartimos Abraham y Sara como antepasados en común en la fe, tenemos mucho que ganar si nos mantenemos dispuestos a aprender del patrimonio espiritual y cultural que nos brindan nuestras hermanas y hermanos musulmanes. De esta forma los evangelizadores se convierten en los evangelizados así como lo descubrió Bartolomé, y como lo enseñó el Papa Pablo VI en su encíclica acerca de la evangelización Evangelii Nuntiandi.  

 

Asamblea General DSI 2013

La Nueva Evangelización y
nuestra misión dominicana hoy

Ver las fotos

Leer los documentos

Promotora internacional de Justicia y Paz, de DSI

 

 

Noticias de las actividades de JP

Estadísticas

Clics de vista de contenido : 493203